El proceso perfecto para la creación de contenidos

Si eres una persona que se encuentra actualmente trabajando en un departamento de marketing seguramente gran parte de tu trabajo o del departamento es dedicado a la creación de contenido.

Crear contenidos digitales es uno de los principales pilares de toda estrategia de marketing simplemente porque las personas consumimos cada vez más contenidos y además de forma más frecuente.

Una buena estrategia de creación y gestión de contenidos te ayudará a captar y cautivar a tu potencial cliente, y fidelizarlo para que sea él el que recomiende tu marca o servicio. Eso sí, es clave contar con un proceso que te permita optimizar tu tiempo y ser eficaz en la producción de los contenidos.

10 pasos para crear un plan de contenidos óptimo

El proceso perfecto para crear contenidos existe.

Con estos 10 sencillos pasos lograrás seguir un proceso que te permita aprender, optimizar y mejorar tu trabajo. ¡Empezamos!

1. Análisis

En primera instancia, debes analizar la situación inicial de la empresa. Es clave entender dónde estamos para saber a dónde queremos llegar. Te aconsejo responder a las siguientes preguntas:

¿Cuál es la presencia actual de la empresa en el ámbito online?

¿Cuál es la presencia y posicionamiento de la competencia?

¿Cuál es el público objetivo?

¿Quién se ha encargado hasta el momento de los contenidos digitales?

¿Qué oportunidades comunicativas aún no se han explorado?

Analiza el contexto del sector, los competidores, recopila toda la información disponible en una sola página. Puedes también hacer lo que llamamos “Social Listenning” que quiere decir “escuchar” los temas y conversaciones de los que más se habla en las redes sociales.

Esto te ayudará a entender y conocer qué opina la gente, cuáles son las principales tendencias y otras conclusiones interesantes.

2. Objetivos

En segundo lugar es clave definir tus objetivos de contenido. Recuerda que es importante saber diferenciar los objetivos empresariales de los objetivos de marketing, comunicación, y en concreto, de la estrategia de contenidos digitales.

Evidentemente, todos han de estar alineados, pero es fundamental identificar los objetivos que se pueden alcanzar en función de los medios y recursos disponibles.

Todo se suele traducir a un objetivo empresarial principal, que para la gran mayoría de las empresas es el mismo: vender más, ganar más dinero.

Pero hay que ser capaces de dar un paso más e identificar objetivos concretos de contenido que además sean  SMART, es decir: específicos, medibles, alcanzables, relevantes y cuantificables en el tiempo. 

Aquí te muestro un ejemplo:

Objetivo: “Quiero aumentar el número de seguidores en mis redes sociales”

S: Más seguidores en Instagram y Facebook

M: Un 200% más de seguidores, de 100 a 500.

A: El objetivo se puede alcanzar, tengo perfiles en ambas plataformas sociales.

R: Quiero conseguir más seguidores en tanto en Instagram como en Facebook para aumentar el reconocimiento de mi marca y mejorar mi reputación online.

T: Como plazo marco 12 meses, un año.

El objetivo SMART en este caso sería: “Quiero aumentar la actividad y la frecuencia de publicación en Instagram y Facebook para conseguir un 200% más de seguidores (entre 100 y 500) durante el próximo año. Así podré mejorar mi reputación online y empezar a crear una comunidad sólida“.

Teniendo el objetivo claro y alienado con tu posicionamiento de marca te permitirá crear un contenido de calidad, relevante y efectivo.

3. Público

En el marketing tradicional se define como target al público objetivo a quien se dirigirá la comunicación y que pueden ser nuestros clientes potenciales. Sin embargo, esta definición hoy en día se queda muy corta para poder categorizar a los posibles compradores.

Por ello, actualmente las estrategias de marketing digital optan por crear perfiles de buyer personas, se trata de una representación semificticia de nuestro cliente ideal que nos ayuda a conocer a quién le vamos a hablar para definir cómo ejecutaremos nuestro plan de acción.

Para crear este perfil de buyer persona, debemos responder a las siguientes preguntas:

¿Cómo se llama? ¿Dónde vive?¿Qué contenidos online consume y a través de qué dispositivos?¿Qué aficiones tiene?¿Qué ídolos tiene o qué personas le influyen?¿A qué se dedica? ¿Qué busca en internet?     

Construir nuestro buyer persona nos permitirá, contar con un perfil más enriquecido y cercano a la realidad de nuestros potenciales clientes. Tener una idea más clara de qué tipos de temáticas son más valiosas para él y elaborar contenidos mejor adaptados a su perfil. Saber cómo interactúan nuestros usuarios y clientes potenciales en línea. Y lograr que los esfuerzos y recursos en el desarrollo de la estrategia de marketing se ejecuten de forma eficiente.

En este post puedes ver todos los detalles y descargar una plantilla para crear un Buyer Persona.

4. Estrategia

En el mundo de los contenidos se pueden establecer distintas estrategias a modo de caminos a seguir o prácticas a considerar.

La redacción de contenidos, la investigación, la curación de contenidos, el diseño, la producción de vídeos, la realización de estudios, el email marketing y la publicación de ebooks, son algunas de las herramientas que necesitaremos realizar como parte de nuestra estrategia de contenidos.

No obstante, los avances y novedades en el mundo digital van a una velocidad vertiginosa, así que siempre es importante estar al tanto para dar con estrategias y tácticas que puedan sorprender al público objetivo.

Un ejemplo de una estrategia de contenidos para una marca personal sería: Posicionarme como referente en el sector de finanzas a través de plataformas sociales profesionales.

Mi sugerencia es que definas al menos tres (3) estrategias anuales por cada objetivo.

5. Tácticas

Las tácticas hacen referencia a acciones concretas a poner en marcha con la finalidad de conseguir los objetivos y en función de las estrategias planificadas. Es en este paso donde entran también en juego las decisiones sobre los puntos siguientes del esquema: canales, contenidos y difusión.

La distinción entre estrategias y tácticas es clave para lograr los resultados esperados.

Por ejemplo, tomando la estrategia que definimos en el punto anterior para una marca personal “Posicionarme como referente en el sector de finanzas a través de plataformas sociales profesionales”, las tácticas serían: generar visibilidad (brand awareness) en Linkedin, realizar notas de prensa digitales en medios financieros reconocidos, crear un podcast e invitar a referentes del sector.

6. Canales

A la hora de definir los canales que vamos a utilizar recuerda considerar los canales de comunicación propios que ya existen, definir si los vas a mantener, si los vas a optimizar o si los vas a eliminar – recuerda que no tienes que estar en todos los canales sobre todo si no estan nutridos de contenido.

Define también en este paso que otros canales de comunicación propios que vas a crear, como por ejemplo un blog o un canal youtube. También estudia que otros canales externos (no propios) debes de incorporar a la estrategia para conseguir la máxima difusión.

Es clave tener en cuenta el uso que realiza cada buyer persona de los distintos dispositivos electrónicos y canales, así como de los recursos y capacidades comunicativas en cuanto a formatos.

Es un gran error estar por estar en cualquier canal digital, en especial redes sociales, si en realidad no se cuenta con potenciales clientes en ellas.

7. Contenidos

Haz llegado al paso clave, Contenidos. Después de todo estamos creando un plan de contenidos, correcto?

Lo primero que debes de hacer en este paso es diseñar una guía de estilo para definir qué decir y cómo decirlo, considerando la línea estética (paleta de colores, estilo y tamaño de imágenes/vídeos para cada red social o canal), tono de escritura, lenguaje, jergas especiales, uso de emojis, estructura básica de un post (enlaces internos y externos, fuentes de imágenes, alineación de texto, uso de headers, puntuación, extensión y otros elementos ortográficos que puedan inducir a error) y mensajes o palabras claves.

También debes definir claramente los temas e intereses de las audiencias y, en función de ellos y las tendencias de búsqueda, hay que realizar un estudio de keywords o palabras claves.

Con ambos datos podrás crear un calendario completo de contenidos en el que cabe considerar la temporalidad de cada tema en función de la época del año y los horarios de mayor uso por parte de las audiencias.

8. Difusión

Al margen de los canales de comunicación propios (blog, redes sociales, email) resulta fundamental definir otros métodos de difusión.

Por una parte están los medios pagados (post patrocinados y publicidad), y por otra los medios ganados (conseguidos mediante una buena estrategia de relaciones públicas online con notas de prensa y contacto directo con influencers, pero sobre todo, ofreciendo contenido de calidad).

Además, si se consigue generar un contenido de verdadero valor para una parte de la sociedad, también se podrá formar parte de grupos de Facebook, LinkedIn u otras comunidades donde la información será bienvenida, en vez de catalogada como spam.

9. Planificación

Una vez definidos los contenidos, canales y demás elementos de la estrategia, resulta imprescindible que organices una planificación detallada de la estrategia de contenidos digitales en función de los recursos humanos disponibles.

En este punto es importante la utilización de determinadas herramientas para optimizar el tiempo y mantener una correcta comunicación interna en el equipo o con tu agencia de marketing.

También es importante que realices un calendario de tareas con hitos a cumplir en función de los objetivos.

Este punto relativo a la planificación, fundamental para el éxito de la estrategia, muchas veces no es considerado de manera apropiada, lo que lleva a las empresas a crearse falsas expectativas sobre la consecución de los objetivos a corto y largo plazo.

Sin embargo, cuando se valora este punto se identifican y detectan necesidades de recursos adicionales, especialmente de personal y equipos requeridos  para conseguir las metas en el tiempo esperado.

10. Medición

La mejor forma de optimizar una estrategia de contenidos digitales es aprender de la experiencia. Para ello, resulta fundamental medir todas las acciones y cruzar todos los datos posibles para calcular la relación entre recursos invertidos y resultados obtenidos.

Para tal fin hay que definir y hacer seguimiento de los KPI’s o indicadores de rendimiento.

No hacer lo anterior pudiera llevar a conseguir buenos resultados pero engañosos por no estar enfocados a los objetivos. Por ejemplo, una tienda online puede conseguir muchas visitas pero no lograr conversiones por no saber enfocar debidamente los contenidos.

También resulta fundamental definir las herramientas que se necesitan para medir los resultados con sus indicadores.

Siguiendo estos pasos para la creación de contenidos digitales, ¡podrás alcanzar los objetivos de tu plan de comunicación y marketing digital!