Metodologias Ágiles aplicadas al Marketing Digital

¿Sabías que las Metodologías Ágiles se pueden aplicar en el Marketing Digital?

Muchos marketinianos se asustan cuando escuchan SCRUM o KANBAN. De hecho, comprobé por mi misma que hay una gran mayoría que desconoce en el significado de estas metodologías y sus beneficios.

Y si te digo que conocer y aplicar estas metodologías en tus procesos de creación y entrega de servicios relacionados al marketing digital te ayudarán a ser más rentable, más rápido y ofrecer mayor calidad a tus clientes…Seguro que te interesaría.

Adoptar Metodologías Ágiles en el Marketing Digital aumenta la productividad así como el compromiso de los profesionales implicados

Esos son solo algunos de los beneficios que nos aportan estas metodologías, tan conocidas en otras áreas funcionales de la organización.

Lo primero que quiero compartir con ustedes son los Principios del Manifiesto Agile, los cuales se han convertido en una referencia y que seguramente cuando los leas ya irás viendo como podemos aplicarlo en el Marketing Digital:

1. Satisfacción del cliente. 

Es la base de todo. Se alcanza a través de la entrega de productos de valor que cubran una necesidad.

2. Bienvenida la innovación. 

Cambiar no es dar un paso atrás. Cualquier sugerencia o solución es bienvenida si se trata de mejorar el producto.

3. Entregas por semanas. 

La división del trabajo en fases productivas es la base de la metodología. En lo posible, ejecutar una cada semana.

4. Es posible medir el progreso. 

La evolución de los procesos no es un elemento subjetivo. Se puede medir con indicadores concretos.

5. Desarrollo sostenible. 

No es una cuestión de hacer por hacer. La forma de ejecutar los proyectos debe garantizar en sí misma su continuidad.

6. Trabajo cercano. 

Los líderes de los proyectos deben ejercer su labor en el mismo terreno donde tienen lugar las tareas y no desde oficinas.

7. Conversación cara a cara. 

Comunicar de forma eficaz los mensajes es clave, mejor si se hace de forma presencial. Se recomiendan reuniones periódicas entre el líder y sus colaboradores y el cliente.

8. Motivación y confianza. 

Los procesos sólo tendrán éxito si quienes los llevan a cabo son personas motivadas.

9. Excelencia técnica y buen diseño. 

Las formas nunca deben perderse, así como tampoco la calidad del trabajo. Todo es un conjunto.

10. Simplicidad.

Las tareas han de ser lo más sencillas posible. Si alguna no puede ser ejecutada en esos términos, debe ser dividida hasta que se reduzca su nivel de complejidad.

11. Autogestión de los equipos.

Si bien debe existir una figura que monitorice los equipos de trabajo , éstos deben ser capaces de organizarse por sí mismos.

12. Adaptación circunstancias cambiantes. 

Los proyectos no suelen terminar de la misma forma en que empezaron. Es indispensable que quienes los ejecutan puedan adaptarse a las distintas circunstancias que puedan surgir.

Una de las herramientas digitales que utilizo con mis equipos de trabajo y que está basada en estos principios es Trello. Seguramente algunos de ustedes ya la usan, pero lo que no Trello te permite trabajar de forma colaborativa y productiva.